miércoles, 13 de junio de 2018

Lloret de Mar. Contes de lluna plena (Cuentos de Luna Llena)



Visites teatralitzades al cementiri modernista de Lloret de Mar, amb motiu de la Semana Europea dels cementiris (2018)

lunes, 9 de abril de 2018

Cementerio de Sant Genís dels Agudells


El barrio de Sant Genís dels Agudells, en las vertientes de Collserola, tiene un origen antiquísimo dentro del territorio de Barcelona, de la cual fue una de las diez parroquias iniciales: el acta de dotación es del 4 de julio del 931.


Según Carreras Candi (historiador),  la antigua parroquia era una de las más pequeñas y pobres del territorio de Barcelona. En 1359 pasó a depender del monasterio de San Jerónimo del Valle de Hebrón, fundado en aquel momento, pero con la desaparición del cenobio pasó a depender de la parroquia de Horta (1867).



Actualmente la parroquia pertenece al arcipreste de la Vall d'Hebron i se encuentra catalogada como conjunto histórico artístico por el Ayuntamiento de Barcelona.  Hoy pervive la antigua iglesia de Sant Genís de los Agudells, con su característico campanario puntiagudo, se debe por una reconstrucción realizada en el año 1671 . La iglesia es de origen románico, construida entorno al siglo X que se localiza en un pequeño altiplano de camino hacia Sant Cugat del Vallès.


La toponimia de los "Agudells" aparece por primera vez en documentos del siglo X, de origen carolingio. La palabra Agudells viene del diminutivo en plural de aguja y hace referencia a afilado, agudo, punzante. Por otro lado, años más tarde, la consideración del origen del topónimo afirmaba que se refería a las tierras de agua o terrenos pantanosos.

Click en la foto para ver más grande.


Sant Genís dels Agudells contaba desde la consagración con su sacristía que comprendía la iglesia, el cementerio y el espacio incluido dentro de los treinta pasos concedidos por el obispo. La sagrera era un terreno sagrado, puesto bajo la protección e inmunidad eclesiástica. La iglesia excomulgaba los que la invadían o profanaban. Las familias campesinas se refugiaban para protegerse de las razzias de los sarracenos e incluso construían, dentro de estos espacios, Sagrera o bodegas donde protegían las cosechas de los pillajes.



El cementerio es muy antiguo. Hasta la mitad del siglo XIV tenía capilla propia, hoy desaparecida, y sacerdote nombrado directamente por el obispo. La característica especial de este recinto funerario recae en que es el único cementerio parroquial que existe actualmente en la zona úrbana de influencia de la ciudad de Barcelona. El otro cementerio parroquial se encuentra en Santa María de Vallvidrera, más arriba en la sierra de Collserola, pero su campanario no se divisa desde el Pla de Barcelona.



El escudo municipal hasta la primera mitad del siglo XIX llevaba el nombre de Sant Genís dels Agudells de Horta y los tres pájaros (mirlos de agua) propios de Sant Genís, pero después perdió el nombre y las armas.


lunes, 19 de marzo de 2018

Cementiri d´Horta, exposició


El cementerio de Horta fue inaugurado en 1867, es muy pequeño pero, aloja un importante patrimonio histórico y artístico poco conocido. 

Horta fue un municipio independiente hasta 1904, fecha en qué fue agregado a la ciudad de Barcelona. La exposición quiere mostrar y poner en valor esta herencia patrimonial del antiguo pueblo de Sant Joan d´Horta.

martes, 6 de marzo de 2018

Cementerio de Montjuïc: alas de libélula




La metamorfosis está profundamente relacionada con la resurrección y la salvación, la apariencia alada evoca una salida de la tumba para una existencia mejor.

Recientemente hemos tenido noticias de la recuperación de las alas de un ángel en el cementiri de Montjuïc. En concreto, se trata de una obra del escultor, Josep Campeny i Santamaria (Igualada, 5 de agosto de 1858 - Barcelona, 22 de enero de 1922).

La sepultura de Aurèlia Joseph (1901) está custodiada por un bellísimo ángel que había perdido sus alas de libélula.

El ángel con sus alas, imagén mejorada de una foto de la epoca

El ciclo de vida de una libélula hasta que muere puede ser de unos pocos meses. Cuando la libélula completa la metamorfosis despliega sus delicadas alas y consigue volar, pero sabe que debe vivir al máximo cada minuto de su existencia porque desde ese momento su vida es muy corta.


El ángel sin alas

Desde Cementiris de Barcelona se han propuesto recuperar muchas de estas maravillosas esculturas y han iniciado un proceso de recuperación por parte de sus especialistas en la materia en este caso han contado con la colaboración de la Asociación Coementerium, entidad concienciada en promover la difusión, conservación y restauración del patrimonio funerario.

El ángel con sus nuevas alas

Se ha recuperado la singularidad de esta escultura y ahora sus frágiles alas, casi transparentes, dejan intuir al otro lado la luz.



Cap àngel sense ales! Cementiris de Barcelona amb la recuperació del patrimoni
Ningún ángel sin alas! Cementiris de Barcelona

miércoles, 21 de febrero de 2018

Nicolau Juncosa i Sabaté (1865-1932)


Cementerio de Montjuïc (Barcelona), sepultura obra de Antoni Pujol para Nicolau Juncosa i Sabaté, (1865-1932). Antoni Pujol recurrió a una máscara mortuoria del finado, que debió tomar él mismo instantes después de su fallecimiento.



Fuente: www.dipta.cat